«Yo existo, yo me afirmo, yo soy”

«Yo existo, yo me afirmo, yo soy”

Viaje entre la psicología y el color

¿Qué colores eres tú?

¡Qué pregunta tan provocativa, te estarás preguntando!

De hecho, pasé horas preguntándome qué título apropiado y diferente podría encontrar para hablar cerca de una de las técnicas utilizadas para trabajar empáticamente con niños, adultos e incluso personas de cierta edad, como los ancianos.

¡Bienvenidos al mundo de la arteterapia!

La arteterapia es una de las diversas herramientas utilizadas por la psicología moderna, por así decirlo, para ayudar a las personas a ponerse en contacto con su mundo interior, utilizando las mismas creaciones artísticas de las personas como para facilitar y proyectar fuera la expresión de una incomodidad no expresada.

Aunque, para que conste, debe reconocerse que el término no es completamente nuevo. Esto tipo de terapia es una técnica que la humanidad ha sabido inconscientemente desde sus albores, que en los últimos años se ha afianzado en muchos países del mundo, al descubrir y valorar su efectividad.

La técnica es aparentemente simple y consiste en utilizar diversas herramientas como la pintura, los colores, los elementos naturales como arcilla, arena o incluso materiales reciclados, para crear obras o imágenes. Estos últimos actúan como un puente entre el mundo emocional interno de la persona y la proyección externa no verbalizada de bloqueos, miedos, traumas, dolores, sensaciones como baja autoestima, tristeza y mucho más.

Para hablar concretamente sobre cómo el arte y el color pueden ser una herramienta para la mejora global de las personas, entrevisté a una creativa muy joven y apreciada, tanto en Italia como en los Estados Unidos, que hizo del arte su profesión y que nos revela como la arteterapia, también fue un camino terapéutico personal.

La entrevista con la artista Nahima se realiza a través de Skype, un medio que conocemos muy bien en los tiempos de Coronavirus. Sin embargo, la amabilidad es una fuerza poderosa, capaz de transmitir también los mensajes a través de una plataforma informática y nos ha permitido llevar a cabo una muy buena entrevista, permaneciendo fiel a tres de los pilares de mi trabajo:

empatía, autenticidad y simplicidad

Nahima comienza contándome su historia, cómo llegó al arte y cómo integró su investigación espiritual con su amor por el arte, que ha demostrado desde que era una niña.

Nahima comenta que, en su caso, ha estudiado arte en la escuela secundaria artística de Priverno, un pequeño pueblo cerca de Roma y esto le permitió vivir estos años de su adolescencia de una manera muy positiva, coronando posteriormente su sueño llegando estudiar Bella Artes en la Universidad de Roma.

Por lo tanto, la pregunta surge espontáneamente:

¿tienes que saber dibujar bien para expresar tu talento?

Nahima quiere hacer hincapié en la idea de cultivar la expresión libre, ajena de juicio y que es bueno para el ser humano, concepto totalmente compatible con el Counselling de Rogers, la cual teoría se base en eso.

«Sociedad, de hecho, creó el arquetipo del artista. Es decir, puedes o no puedes dibujar. Pero allá, ¿quién dice quién es el artista y quién no? Esto a menudo surge de una experiencia inicial de la infantería en la que creemos que sabemos o no sabemos dibujar, cuando en realidad la expresión debe entenderse con la expresión de nuestra parte más íntima, que es parte de nosotros y siempre tenemos que cuidarla «- Nahima

Como nos enseña la psicología educativa, bloquear esta parte de nuestro hijo/a en la infancia puede hacer que el inconsciente, durante la edad adulta, codifique estos juicios infantiles del entorno y de la familia como límite o defecto, bloqueándonos a través de sentimientos de baja autoestima y excluyendo algunos aspectos de nuestra vida.

El mensaje, por lo tanto, es que ya tenemos todo dentro de nosotros.

Todos tendremos que encontrar su propio sistema de expresión preferido, ya sea a través de la música, del baile, de una canción o pintando. El gran Carl Rogers fue y es el padre de esta teoría, en línea con el concepto de autoaceptación y creatividad de uno mismo, para mostrar lo que hay dentro del ser humano.

Nahima explica que su alma inquieta también fue desgarrada por otro aspecto muy importante, su propia búsqueda espiritual.

Paralelamente a su camino artístico, movida por su deseo de dar una respuesta a las grandes preguntas de la vida, por qué vivo, qué es la muerte, quién soy yo, cuál es el propósito de mi vida, Nahima ha dedicado una gran parte de su investigación personal en el experimentar formas alternativas, desde el neopaganismo, hasta las disciplinas orientales, y la medicina natural con su indudable referencia al pensamiento holístico.

Esto ha llevado a la artista a lo que hoy es. Es decir, la creativa capaz de combinar arte, espiritualidad y conciencia en sus obras.

La técnica adquirida durante los años en la academia es, sin duda, algo muy importante para poder lograr su talento natural, que siempre ha sido la expresión y la esencia más pura de su alma. Esto camino, pero le ha permitido transponer de forma artística su camino espiritual de las prácticas chamánicas y su pasión por las energías sutiles, como Reiki, en su arte.

«Madre, 2008» es una de las primeras pinturas que le permitió hablar consigo misma en un diálogo interno, mezclando el arte con materiales naturales como la arena, las introspectivas antropológicas, y las técnicas.

Después años de investigación, diferentes filosofías, llegué a comprender que quería profundizar e integrar el chamanismo con el Reiki en mi visión artística. De hecho, el chamán, como el operador de Reiki, es un canal entre las energías celestes y terrestres. Y intento expresar esta unión a través de mis obras, uniendo chamanismo, Reiki y respeto por la naturaleza «- Nahima

Algunos estudios de antropología, aún no acreditados por estudios oficiales, dicen que el arte nació para representar lo sagrado antes que el lenguaje mismo, antes que una estructura social como la que conocemos hoy.

El arte nació de este deseo de representar con figuras lo que el ser humano ha vivido desde el amanecer. Los dibujos rupestres de las cuevas nos lo recuerdan y nos invitan a observarlos con un espíritu crítico, como un acto chamánico, como la representación de la esperanza de un buen viaje de caza, por ejemplo, o probablemente son representaciones de animales, símbolo proyección de miedos inconscientes. Las manos impresas en las paredes, por ejemplo, podrían representar una forma arcaica como a decir «Yo existo, yo me afirmo, yo soy”.

«Quiero que mi arte sea una expresión de luz, quiero que sea la expresión y el portavoz de ser parte de la naturaleza, de los ciclos estacionales y no, como sucede a menudo hoy, la imagen transmutada de un mundo de plástico, no solo entendido como las cosas materiales, sino también como las apariencias en las que vivimos y el estilo de vida artificial que a menudo acompaña a las grandes capitales del mundo «- Nahima

En resumen, el arte puede ser realmente una forma de expresión constructiva e investigación interna. Proyectando afuera para vernos mejor adentro, como un espejo externo que nos permite iluminar nuestra interioridad. En la terapia del arte, este proceso se llama objetivación, es decir, dar forma a un concepto etéreo que vive en nuestra mente, transformándolo en un objeto físico como, por ejemplo, una pintura, una foto, o un collage, que es la pura expresión de nosotros mismos.

¿Entonces, cómo se llega directamente al corazón, gracias al poder del color?

Nahima me da una respuesta inusual, aunque coherente con su camino.

El color juega un papel importante en mi arte. Uso todos los colores, incluso mis tonos favoritos que son los tonos de azul. En el momento en que dibujo uso la técnica, por supuesto, pero hay pinturas en las que la dejo para dar espacio a mi parte espiritual y emocional, cuando pinto los ángeles. Es un trabajo que realizo solo por comisión. En esto tipo de obras, combino un ritual especial que me inspira al ángel guardián del cliente y gracias al ritual dejo que su energía entre en el color, inspirándose libremente sobre el lienzo blanco para llegar a componer un trabajo personalizado.  Apago la luz y dejo que el tablero me inspire durante tres o cuatro horas de pura arte, utilizando solo los colores primarios” – Nahima

En este caso, me dice que prefiere utilizar solo colores al óleo que permitan que la pintura se pueda pasar y repasar sin que los colores se secan rápidamente. Este ritual se actúa casi para remarcar el mensaje angelical a través de la obra que, habiendo llegado a la casa del cliente, emitirá su energía durante mucho tiempo.

Quería realizar esta entrevista porque me parece fantástico poder compartir y escuchar historias como el de Nahima. Esto tipo de ejemplo, nos recuerdan cómo cada uno de nosotros puede encontrar su propio camino.

La vida siempre nos da la oportunidad, si lo deseamos de verdad, de ponerse en contacto con nosotros mismos a través de medios simples como la arteterapia con sus acuarelas, lápices de colores o incluso materiales reciclados.

Agradeciendo a Nahima, cuyo trabajo es visible en https://nahimart.blogspot.com, concluyo el artículo con un mensaje que espero os llegue en lo más profundo del vuestro ser:

pide a tu alma que vibre a través del color. Y deseo que siempre lleves tu corazón en cada acción de la vida.

Federica Luzelena

¡Comparte este contenido!

Últimos Posts