fbpx

La enseñanza de Mannaz y el encuentro contigo mismo

La enseñanza de Mannaz y el encuentro contigo mismo

Runas y psicología holística.

Hoy quiero hablarte de la parte psicológica que tienen algunas runas y que pueden ayudarnos a ver las cosas del punto de vista emocional sin quitarle su valor y su significado mitológico: Mannaz.

“¿Somos realmente quienes deseamos ser?”. Así empezó mi Maestro de Runas, Walter, en una clase en la cual tenía que estudiar Mannaz, runa asociada a la esencia del Ser, a la raza humana y a la capacidad de autoanálisis.

En un momento de cambio tan fuerte cómo lo que hemos vivido en este último año y medio de pandemia, creo que unas de las palabras clave de nuestra vida ahora es abrirse a nuevas experiencias con equilibrio, aprender a conocerse a uno mismo, descubrir nuestra parte más profunda donde realmente residen nuestros deseos y propósitos verdaderos de vida.

El lema de Mannaz es “Conócete a ti mismo”.

Aprender a conocerse es una de las herramientas poderosa que podemos tener en nuestra vida para tener una buena relación con el entorno y conseguir un buen estado emocional. La runa Mannaz nos habla exactamente de esto aprendizaje. Su significado es “Dios de la luz” o “el que dispara rayos”. Mannus era el dios protector del Arco Iris del árbol del Yggdrasil, que comunicaba la morada de los dioses con el mundo de los hombres, conocido cómo Midgard.

Su lema de “Conócete a ti mismo” trae origen del hecho que el dios tenía oído y visión sobrenaturales y por eso Mannus podía ver en la oscuridad y escuchar el más mínimo ruido que se producía en su rededor. Estas capacidades lo convertían en el dios capaz de transmutar sus dones en mensajes para los humanos cómo “tener buena autocrítica y capacidad analítica “y “saber tomar decisiones acertadas en el momento más propicio”.

Si trasformamos este mensaje de una forma más actual y moderna, nos habla de crecimiento interior, logros externos fruto de una madurez interior, descubrimiento de las auténticas capacidades a través de la prudencia antes de actuar. Nos habla de una actitud afable y humilde con nosotros mismos y con los demás.

Porque tenemos que recordar que el primer paso que tenemos que realizar en nuestra vida para lograr el bienestar es comprenderse a uno mismo verdaderamente. Mannaz nos aconseja analizarse con claridad para facilitar nuestra propia transformación para conseguir los cambios positivos deseados.

Mannaz nos sugiera ser pensativo en el buen sentido común para llegar a conocer nuestras cualidades. Es una runa muy importante para mí, una Maestra que muestra a cada uno el camino de autodescubrimiento que nos lleva por el bien común y el entendimiento entre la gente.

Esta runa es la más vinculada en la transformación con uno mismo, por lo que sugiera a disponerse a aceptar los cambios abiertamente fluyendo, para poder lograr esta renovación. El deseo de cambio y una clara visión interior son las claves auto sincerarse y juzgarse con honestidad.

Mannaz nos habla que, así como el terreno se abona antes de cultivar el grano, así el alma debe calmarse y comprenderse primero, para fijar la ruta a dónde dirigirse.

Es la runa de la templanza, de la educación y la sencillez, siguiendo el camino de la humildad y de la actitud sensata.

Hay una frase maravillosa de Viktor Emil Frankl que resume perfectamente la enseñanza de Mannaz:

“El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia”.

“Conócete a ti mismo” en psicología, es el proceso reflexivo que se llama autoconocimiento. Durante este proceso la persona adquiere noción de sigo misma, de lo que la caracteriza, de sus cualidades y defectos, de sus limitaciones, necesidades, aficiones y miedos.

El autoconocimiento esta representados en varias tapas del trabajo terapéutico.

Una de ellas es la autopercepción, que consiste en la capacidad de percibirnos a nosotros mismos como individuos con un conjunto de cualidades y características personales que nos diferencias de otros individuos.

Otra es la auto observación, la cual implica el reconocimiento de nosotros mismos, de nuestras conductas, nuestras actitudes y las circunstancias que nos rodean y nuestra forma de reaccionar a ellas.

Otra tapa muy importante es la memoria autobiográfica que es un ejercicio muy sencillo y a la misma vez muy poderoso gracias al cual podemos reconstruir nuestra propia historia personal, con una línea del tiempo, por ejemplo.

Después la persona deberá enfrontarse a la tapa donde se va descubriendo la autoestima. Esta tapa se refiere a la valoración que cada quien siente hacia sí mismo en los distintos aspectos de la vida: personales, laboral, en el contesto social, con su propio cuerpo, por ejemplo.

En fin, se llegará a la fase de autoaceptación, en la cual se supone que la persona pueda conseguir la capacidad de aceptarse tal cual es.

A través de todos estos procesos, la persona se permitirá comprender y reconocer quién es, aprenderá a valorarse y quererse.

La psicología humanista que es la corriente que sigo en mi forma de trabajar habla de autoestima cómo referencia a una verdadera relación de amor con uno mismo, en la que el individuo se responsabiliza de sus propias necesidades y limitaciones. También para los psicólogos que trabajan desde este enfoque, la persona se conmueve en un contacto genuino y honesto consigo mismo, entendiendo su propio dolor y aceptando sin juzgarse, sin condiciones, a sí mismo en términos globales.

En este sentido, el principio socrático de «Conócete a ti mismo» avanza hacia «Reconócete a ti mismo» que es parte integrante de la filosofía de la psicología humanista de Carl Rogers. Estimarse a sí mismo implica conocerse, que es el resume final de la runa Mannaz, cómo visto anteriormente. Es necesario reconocerse tal cual uno es y reconocerse en relación a las otras personas.

Desde la perspectiva de la psicología holística es el proceso principal por el cual el ser humano se convierte en una personalidad indivisible, a través de la integración de contenidos conscientes e inconscientes, cuerpo-mente-espíritu, un ser en el cual confluye el yin yang del todo.

Por eso el trabajo holístico se convierte en una psicología alternativa que va más allá de los protocolos ordinarios.

Y si te ha gustado este articulo, ¡compártelo con tus amig@s y en tus redes sociales!

¡Comparte este contenido!